¿Qué NO debes hacer si eres blogger?

Posted by

Sí. La labor liberal de escribir lo que te provoque, cuando quieras y desde donde quieras. Eso es ser un blogger para muchos de los que abundan por las redes de internet. Sin embargo, ser un blogger, y sobre todo, tener éxito con eso va mucho más allá.

La mayoría de los blogs (y con esto también incluyo a sus bloggers) no soportan la presión de que un artículo no es suficiente, ni dos, ni tres. A veces, ni siquiera 30 artículos al mes son suficientes y hay que seguir escribiendo. Muchos, ni siquiera alcanzan a superar los 100 artículos publicados en su blog. Otros, ni siquiera alcanzar a renovar la anualidad de su hosting. ¿Conoces casos así? Pues, sí, abundan.

blog

Hoy conocerás lo que NO se debe hacer si quieres ser un blogger exitoso, y leído por muchos.

Seguir a la manada

Si quieres tener éxito, y tener seguidores, no debes seguir a la manada. ¿Qué tiene de divertido escribir de lo que todos escriben? ¿Qué tiene de atrevido hablar como los demás bloggers hablan? De seguro respondiste “nada” a ambas preguntas. Si es así, estás en lo correcto, y tus lectores opinan exactamente lo mismo de tus contenidos, si has seguido a la manada.

No es que debas reinventar el fuego ni venderle hielo a los esquimales. Simplemente, sé tú mismo y hazte sentir en cada palabra que escribas. No importa la temática, siempre hay formas de diferenciarte y puedes lograrlo si eres disciplinado y te propones hacerlo. Un simple cambio de actitud. Nada más.

No compartir tus contenidos

Quizás nadie los lee porque nadie los encuentra. Y esto pasa muchas veces. Escribimos el artículo de nuestras vidas, pero se nos olvida compartirlo en las redes sociales, hacer comentarios en otros blogs haciendo referencia a nuestros contenidos. En fin, ¡no nos damos a conocer!

Nadie compra lo que nadie ha visto. Por eso, una parte importante de ser blogger implica arremangarse las mangas y comenzar a promocionar todo lo que hacemos. Porque está claro que todos somos especialistas en algo y nadie es especialista en varias cosas. Lo que sabemos hacer debemos hacerlo bien. Pero, eso que hacemos mejor que nadie el mundo debe conocerlo. Para conocerlo, primero tienes que compartirlo.

No enganchar con tu audiencia

¡Bien! Lo has logrado. Escribes cómo debes escribir siendo tú mismo, y has comenzado a compartir en tus redes. Pero,… ¿aun así nadie quiere leerte y tomarte en serio?

Esto sucede porque no logras conectar con tus lectores. Es decir, no hablas el mismo “lenguaje” que ellos. O, dicho de otra manera, estás viajando en otra frecuencia a la que ellos tienen.

Para resolver esto sólo debes pasarte un buen rato conociendo a tus lectores, o a los que quieres que te lean. ¿Cómo son? ¿Cuántos son? ¿Dónde están? ¿Cómo hablan? Mientras más sepas de ellos, más opciones tendrás para darles el contenido que estuvieron buscando toda su vida. Si lo haces bien, te amarán hasta el fin de los tiempos.

No te apasiona lo que haces

Si tras todo lo realizado sigues teniendo fracasos, es posible que simplemente no te apasione lo que haces. ¿Estás dispuesto a escribir un artículo hasta las 4 de la madrugada? ¿Consigues excusas para no afrontar los contenidos que tienes pautados? ¿Asumes con arrogancia las tareas sociales que demanda tu blog? Si todo esto te parece más carga que satisfacción y honor, de seguro estás haciendo una actividad que no era para ti, y sólo la realizas porque todo mundo tiene uno, y no querías quedarte por fuera.

Para llevar un blog adelante hay que sudar, trabajar, a veces trasnocharte o comer a horas incorrectas. Todo eso es lo que pasa antes de que un blog despegue, se convierte en negocio, nos hace cada día más libres. Y, ese término de “libertad” se ha malinterpretado para convertirse en “no estar haciendo nada”. Tener un blog significa trabajar más que muchos asalariados. Pero, eres libre porque haces algo que siempre quisiste hacer. Ese, precisamente, podría ser el problema.